martes, 17 de marzo de 2009

Raúl Pérez Torres

Tienen estos tiempos de intensos mercadeos, la desventaja de no dejarnos ver el paso del tiempo. Tal vez, por eso alguien dijo que la historia había desaparecido. El presente de las ventas apabulla la historia del hombre, tiende a desaparecerla. Pero, la historia está ahí, no es sino levantar un poco el velo mercadotecnista que la oculta. Pasa mucho esto en literatura. La noticia del libro nuevo eclipsa –pareciera, da esa sensación, y algunos lo creen- la historia literaria. Sucede con la reciente literatura de los años setentas y ochentas. Y un caso relevante es el del ecuatoriano Raúl Pérez Torres (foto), cuentista por excelencia. Tengo a la mano tres de sus últimos libros y lo recuerdo. Cuentos escogidos (1996), Siete historias (2004) y El tiempo, esa pluma. Textos y pretextos (2007).
Raúl fue fundador de la agitada e innovadora revista literaria La bufanda del sol, de los años 70s., en Quito. Ha publicado una novela, Teoría del desencanto (1985), y libros de cuentos que dejaron libres sensaciones, como Da llevando (1970), Manual para mover las fichas (1973), Micaela y otros cuentos (1976), Un saco de alacranes (1989). Es Premio Casa de las Américas con su libro de cuentos En la noche y en la niebla (1980) y Premio Internacional Juan Rulfo de cuento (1994) y Premio Julio Cortázar de cuento (España), 1995.
En los años 70s. ellos, los de La bufanda del sol, dieron un salto grande en cuanto a los temas y sus lenguajes. Y en su último libro, que recoge artículos y ensayos, Raúl deja ver a un hombre aún más libre que en sus cuentos. Por ejemplo, en “Nocturno del padre feliz” o en “El señor de los gatos”, un desagarramiento leve atraviesa el texto. “Mi padre cometió el único error de su vida cuando yo tenía cinco años: se murió”. Como dijo Ángel Felicísimo Rojas, el gran narrador ecuatoriano: “Es el suyo un sensualismo amargo y desbordado”. Su prosa siempre levanta la capa invisble de la piel. Punza y va descubriendo que por dentro algo se quedaba oculto.
Por estos días, Raúl Pérez Torres es el director cultural de la muy joven Universidad Alfredo Pérez Guerrero, creada en honor y como homenaje a su tío. Y sigue escribiendo cuentos, artículos, ensayos y textos libres, porque la historia no se ha acabado.

1 comentario:

MARIO dijo...

En " Que será de mí", el cuento de la mujer descuajaringada, se refleja claramente " el sensualismo amargo y desbordado" de Pérez Torres.