martes, 16 de diciembre de 2008

Ignacio Padilla ganó el Rulfo de cuento


Alguna vez le pregunté a Pedro Ángel Palou García cuál había sido el sentido del Manifiesto del Crack y a esas alturas qué pensaba del grupo que había conformado con Ignacio Padilla (1968), Jorge Volpi, Eloy Urroz y Ricardo Chávez. Me dio la impresión de que ya el grupo no existía como tal. Y es que el manifiesto había sido casi un anti-manifiesto y el grupo un anti-grupo. La palabrita –que en Colombia da otra idea- sólo decía de un rompimiento. Y todos ellos apuntaron afuera. Nada de boom, nada de revolución mexicana, nada de realismo mágico. Y cada uno comenzó a fajarse con otras latitudes en todos los sentidos. Por un lado, era como si se hubieran anticipado en 1996 a la globalización, y por otro, se atrevieron a pensar más en lo histórico mundial, en lo policíaco y género negro, en lo fantástico y ciencia ficción, y se pasearon por todos los géneros, narrativa, cuento, literatura para niños y jóvenes, ensayo y teatro. Se pusieron un poco pesados, dijeron algunos. En busca de Klingsor, de Volpi, y Amphitryon, de Padilla, premiadas en el 2000, por Seix Barral y Espasa Calpe, respectivamente, no se leen como “Luvina”.
Ahora mismo, Ignacio acaba de ganarse cuatro premios, con el remate del Juan Rulfo, que ha compartido con el cubano-estadounidense Jorge Dávila Miguel, quizás para frenar las críticas a su frustrada dirección de la megabiblioteca “José Vasconcelos” en ciudad de México. Los dos cuentos ganadores se llaman: “Los anacrónicos”, de Padilla y “La mensajera”, de Dávila. (Padilla venía de presentar en Guadalajara otro libro de cuentos, El androide y las quimeras). Pero el crack no para, y a pesar de las ínfulas sigue convenciendo a los jurados. Ignacio Padilla (foto, El Economista.com.mx) ya había sido Premio Juan Rulfo en la categoría de primera novela. Nos queda leer su cuento, si es que llega, porque en eso el Rulfo cojea y a veces no llega.

9 comentarios:

eyezid dijo...

¿Cúantos colombianos se han ganado el Rulfo -de cuento-? ¿Cúantos escritores que se hayan ganado el Rulfo fueron y siguen siendo publicados? Parece ser más importante el Rulfo para los escritores que para los lectores y eso es ya una paródoja. Por que todos quieren obtenerlo pero su gloria es tan efímera que más que un cuento parece un chiste. Creo que, aunque no es la polémica ya difusa entre cuento y novela, el premio Rulfo tiene la potestá y el prestigio para hacer algo más por el género y por aquellos que otrora se consideraban cuentístas.
Algo así como si una taller pasara a ser especialización.
Saludos Isaias de otro loco suelto en la bolgosfera.

Anónimo dijo...

Motivado por la curiosidad (financiera, no cultural), me encontré con que el Premio Juan Rulfo otorga una cifra cercana a los 5.000 euros (algo cercano a los 15 millones de pesos). ¿Podemos decir que dicho galardón es en verdad más por escribir, por el orgullo de ser reconocido internacionalmente, que por las arcas a obtener?. Curiosamente creo que sí. Si uno saliera favorecido por el premio de la Cámara de Comercio de Medellín (que otorga 30 millones al ganador), seguramente saldrá con los bolsillos llenos, pero no con mucho reconocimiento. El escritor en un camino que se bifurca: dinero o nombre, ¿por qué no ambos?

Jairo Hernán dijo...

Profe ta:

Me gustaría leer uno de los cuentos que Ud. ha enviado al Rulfo. No para fusilarlo sino para ver por qué no lo han premiado.
¿Cómo le iría a Rulfo participando en el Rulfo?.

Abrazos,

Jairo Ortega.

Jairo Hernán dijo...

PARA ANÓNIMO:

Yo si escribo para llenar mi cuenta de buenos $$$$.
No seamos pacatos, hay que entender que el TALENTO vale, y vale mucho. ¿Cuánto cree que, en una empresa seria de publicidad, pagan por un "slogan"? ¿Cuánto cree que Gaitán o Dago ganan por un libreto para Telenovela?: Por el orden de los 200 a 400 millones de pesos ( o más). Y eso que de literatura eso nada tiene. Entonces a "escribir como un loco" para ganar plata a la lata. Nos la merecemos.

J. Ortega.

Raúl Torres Marín dijo...

Maestro Isaías, no nos amarguemos porque otro se gane el Rulfo. Ya llegará el nuestro. Estaba merodeando por ahí, leí sus correos y decidí visitarlo movido por una preocupación: una frase del discurso de Le Clezió que no comparto ni cinco: "cuando estamos escribiendo no estamos actuando", o algo así, lo cual me mueve a reflexionar que estaría pensando ese güevon al redactar eso, sería falsa modestia o qué?, porque como yo veo la literatura escribir es actuar, es proponer nuevas realidades y nuevos mundos posibles, es señalar o mostrar incorformidad por el mundo que nos ha tocado. Escribir es la vida misma, no es locura sino más bien la única de las corduras que subsiste, o cree Usted sinceramente que el matón del Bush si está cuerdo?. Escribir es jugar cartas con el lector en una partida que no tendrá perdedor, porque ambos no serán los mismos luego de terminarla.
En fin Maestro espero volver por aquí con más pendejadas, ah y antes de que se me olvide: ¿como va lo de Hojas Universitarias y mi cuento)

fluidoabsurdo dijo...

Ignacio Padilla... gran escritor... bien merecido ese premio.
Esto demuestra, además, que este concurso es de los pocos que aún quedan y que se pueden reconocer como no viciados.

fluidoabsurdo dijo...

¡Ah!Y tambien te invito a visitar mi espacio: www.fluidoabsurdo.blogspot.com

Abrazo,
A

Samuel Andrés Arias dijo...

A quienes les interese: en Carrefour de Santa Ana están desparramados sobre una mesa de promociones de Planeta muchos ejemplares de Espiral de Artillería de Ignacio Padilla a sólo 6.500 pesitos.

Juank dijo...

HOla: vagaba por el super mundo y me encontré con el ganador del Rulfo, seugí investigando y me encuentro con esta discusión.
Sólo quería preguntar algo, ¿cómo hacen para ganar dinero con lo que escriben?, vivo en Uruguay y aquí es todo un desastre, ¿será que tendré que irme a vivir a México?
Un abrazo compañeros de letras.