A veces, llegan libros (3)

POESÍA LETRA A LETRA: En esta cálida y cuidada colección de poesía, Poesía letra a letra, que Luz Eugenia Sierra dirige desde hace unos siete años, han aparecido más de 20 cuadernos, que uno recuerda por su fondo negro y sus títulos enmarcados en blanco y a color, diseño de Óscar Pinto Siabatto. Repaso algunos de ellos (entre 60-70 páginas): No. 5, Casa sin puertas (2016), del gran poeta y narrador antioqueño, Óscar Hernández Monsalve, quien muriera al año siguiente de esta publicación; No. 6, Doctor Kafka (2015), cuyos originales reposan ya en la Universidad de Princenton; No. 7, Shir. Canto en el umbral (2016), de la poeta barranquillera Mónica Gontovnik; No. 8, Después de la lluvia, los árboles lloran (1916), de Melibea, poeta bogotana nacida de los poetas Fernando Garavito y María Mercedes Carranza; No. 9, Casa que respira (2016), del poeta, profesor, novelista, ensayista, Samuel Jaramillo González; No. 22, Aviso de la casa (2022), del poeta, profesor y ensayista nariñense, Mario Eraso Belalcázar, con prólogo de John Galán Casanova, presentado en la pasada Feria Internacional del Libro de Bogotá. Fuera de colección, en alianza con Milcíades Arévalo y su Sociedad de la Imaginación, 210 páginas: Raúl Gómez Jattin. Entrevistas, evocaciones & 7 poemas inéditos.

 

Selnich Vivas Hurtado vuelve a la poesía en su libro bilingüe Déjanos encontrar las palabras, que es la misma frase, en alemán, Las uns die Worte finden que le dijo la poeta Ingeborg Bachmann a Paul Celan el 18 de noviembre de 1959. “De ese conjuro”, dice Selnich Vivas, “en dos idiomas, entre el vacío y la incomunicación, nace este poemario, a la vez epistolario, que escucha y posterga el suicidio”. Excelente edición a cargo de Abisinia Editorial (Buenos Aires) y Escarabajo Editorial (Bogotá). Selnich Vivas es Premio Nacional de Poesía en 2011 y trabaja con la Universidad de Antioquia.

 

Creo que, no lo dice la solapa, es el primer libro de Diana Ma. Vega Reyes (Bogotá, 1978). Se llama Niños que vuelan (20221), no es una metáfora, sino aquellos que vuelan en las pistas de patines. Pero es la manera como atrapa la naturaleza en sus versos lo que atrae de este volumen. Lo publica Trilce Editores. Y lo respaldan Catalina Villegas, Henry Alexander Gómez y John Jairo Junieles.

 

Eugenia Sánchez Nieto, Los gestos escogidos, publicado el año pasado en la Colección Zenócrate, que dirige Fernando Denis en la Editorial Uniediciones de Bogotá. Imagen de portada del pintor Fernando Linero. Prólogo de Sonia Truque. Nuevo libro de Yuyín, presentado en la Feria del Libro 2022.


José Luis Díaz Granados lanzó en la Feria del Libro de Bogotá, bajo el sello de Común Presencia Editores, su volumen de poemas Ancoraje (2020), con la duda de si son imágenes, metáforas o sueños, y va del “Rondó de la niña sola”, pasando por su famoso “En un bar frente a la mar océano” para cerrar en su necesario “Estancias de una ausencia”, su Gladys Siabato Fernández. Una rica antología de la década del 2010-2020.

 

En la colección de poesía Un libro por centavos, de la Universidad Externado de Colombia, en el No. 174, Juan Carlos Acevedo (Manizales, 1973) publicó su octavo libro de poesía con el título de La casa en el invierno (2020). Allí les recomiendo el poema “Fantasma del viento”: La vida sin la ciudad y a pesar de ella. Es una buena selección de quien ha sido, varias veces, premio nacional de poesía.

 

Luz Mary Giraldo y Hernando Urrutia presentan el primer libro de poemas del narrador y ensayista bogotano Nelson Ricardo Amaya Espitia, titulado Al socaire del olvido (Ediciones Cometa Global Cooperativa, 2022). “Palabras y más palabras”, “Temblor de selva”, “Aceras” y “En silencio”, son las secciones en que divide su libro.

 

Fernando Gutiérrez (Bogotá, 1963), profesor universitario, poeta, ensayista, guionista audiovisual,  contó en un libro de poemas, Corazón de vientre (2019), una historia dolorosa e íntima que se revela en su título.

 

Cartofonía del universo interno (Engativá, 2022), primer libro de Diego Santamaría García, publicado con el apoyo de IDARTES y la alcaldía local de Engativá, una experiencia que acude a nuevos sensores y grafías del universo poético. Lean, por ejemplo, “Siri tiene Alzheimer”. Diego Santamaría es egresado de Creación Literaria de la Universidad Central y, también, se apoya en los códigos QR para la sintonía de escenas sonoras.

 

Con el cuidado de las ediciones de La raíz invertida, en 2020, se publicó este libro de 106 páginas, Una jaula va en busca de un pájaro, del editor, gestor cultural, poeta y ensayista Carlos Andrés Almeyda (Bogotá, 1979). Es su primer libro y se siente su madurez.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un cuento de Juan José Arreola

Pitalito-Isnos-Popayán

Un minicuento de George Loring Frost (JLBorges)