domingo, 11 de octubre de 2009

Un poema de Martha Cecilia Cedeño

VI

No eres tú
aquel de la sombra sobre el muro,
el huido,
el desplazado del viento,
el que un sábado sin nombre
cabalgó el cadáver triste
del horizonte
y encontró una tierra
de estíos perpetuos.
El que cada noche
cena sin lumbre
y ve las risas de los hijos reflejadas
en su cara
y una brizna de luz
que impávida se filtra por la ventana
pese al polvo y a las botas de los golpes
secos.
No eres tú
el nacido en la mar
Poseidón de las rocas
y las algas,
el forjador de utopías con los dedos,
el constructor de casas a prueba
de silencios,
el bucanero de paisajes áridos
y su turbante de acero,
el habitante de los bancos abandonados
de los parques
con sus palomas y sus perros felices.

No, no eres tú
el paseante de calles solitarias
cuya canción quiebra las aceras
y los cuerpos ajenos.
-No has venido hasta aquí
para abrir los ojos
de los huérfanos
ni de los que buscan el agua debajo de
las piedras-.
No hay voces que te nombren
figura sin sombra
y sin palabras.

Publicado en: Francisco Checa y Olmos y Concha Fernández Soto, Eds., Migraciones, trenzando palabras, Edito Caminos en suspenso (con un lamento).

2 comentarios:

psicoisapecat dijo...

Precioso y reivindicador poema, de una gran y estimada amiga:doña Martha Cecilia Cedeño.
Tengo entendido que Usted fué uno de sus maestros; buena madera entonces para haber tenido en su aulas a una excepcional alumna: una poeta que el mundo le debe un reconocimiento a su talento.
Isabel

Martha Cecilia Cedeño Pérez dijo...

Gracias, Isaías. ¡Ya me hubiese gustado ser tu alumna! Pero hemos compartido otras cosas igualmente importantes.
Un abrazo,
Martha