martes, 5 de mayo de 2009

Jamaná, de Adelaida Sierra


Para decirlo de la mejor manera, Jamaná es un delfín rosado del río Amazonas, amaestrado por Adelaida Sierra. Yo no se todavía quién es ella, porque el libro titulado Jamaná, El delfín rosado, escrito por ella y bellamente ilustrado por Confucio Macuritofe –debe ser oriental, tikuna o el seudónimo de un gran pintor-, no nos dice nada de ella, ni de Confucio. El libro, con formato de gran cuaderno, de 45 páginas, a todo color, cuenta en cuatro capítulos, 1, el nacimiento de Jamaná en el lago Tarapoto, a las orillas del río Amazonas, luego de un “embarazo” de 11 meses; 2, los peligros de las trampas que colocan los humanos para otros peces y que pueden hacerle daño a un delfín pequeño, y la primera vez que conoce al inmenso manatí; 3, el encuentro y el diálogo con José, un niño de siete años, quien pescaba en una lancha con su padre -los delfines desde pequeños entienden el lenguaje de los seres humanos- y el conocimiento que tiene de las arañas tejedoras; y, 4, la llegada al lago El Correo, donde puede hablar sobre temas definitivos con los delfines rosados de mayor edad.
En ese rápido viaje de niño, Jamaná, el delfín rosado, nos cuenta –porque es él quien narra la historia- y nos participa de un mundo un tanto lejano para nosotros los habitantes del cemento y el ladrillo: el mundo de los habitantes del agua dulce, de los peligros que ellos corren, de las necesidades de ellos y de los seres humanos, del convenio que debería existir entre todos para la sobrevivencia de todos.
Es una bella historia que se lee rápido y con interés, y que nos sumerge –no es una meáfora- en la vida de los delfines rosados, esa especie que llegó del mar y se acondicionó a las corrientes fluviales del río Amazonas. La Fundación Omacha (http://www.omacha.org/) patrocina esta clase de libros. Y Adelaida Sierra, por fortuna, los escribe.

1 comentario:

psicoisapecat dijo...

Que linda historia, y cuanta necesidad hay por sensibilizar para cuidar nuestro planeta.
Isabel