sábado, 25 de abril de 2009

Un minicuento de Juan Ramón Jiménez

¡Abrió los ojos!

Abrió los ojos. (Había estado tirado en su butaca toda la mañana fea, durmiendo su largo, desesperado hastío.)
Las cuatro paredes de su cuarto estaban oscuras de tanto deslumbre. Una ventanita cuadrada cortaba el cuadro resplandeciente. Un cielo azul limpio, casas radiantes de sol y sombra, una plaza llena de jentes gritando y corriendo.
“Ésa es la vida, sal”, le dijeron seres oscuros por dentro de su sangre.
Y se tiró por la ventana.

Tomado de: Clara Obligado, comp., Por favor, sea breve. Antología de relatos hiperbreves, Madrid, Editorial Páginas de Espuma, 2001.
Tener presente en el cuento que el poeta modernista, don Juan Ramón, propuso y mantuvo su teoría sobre una nueva ortografía del castellano o español.
Nunca había visto esta antología en las librerías de Bogotá, y la encontré en Alejandría, en la calle 18, arriba de la 7a. Es excelente. Incluye 167 minicuentos, con su índices onomástico y general, y bibliografía.

3 comentarios:

psicoisapecat dijo...

¡Cuantas joyas hay en sus manos, maestro!, pero sobre todo, cuanto esfuerzo y generosidad por compartirlas. Don Juan Ramón Jiménez, es un autor que siempre me ha gustado.
Atentamente y con gratitud:
Isabel Gómez

Anónimo dijo...

Si he leido de Juan Ramon Jimenez y he ilustrado o ilustraba a los visitantes de la biblioteca sobre dicho escritor, pero un libro de esta categoria, con minicuentos que en 10 renglones reunan los pasos de un cuento de 85 paginas, me parecio fantastico. Tanta joya escondida. Gracias don Isayas. Rosalba.

Anónimo dijo...

Vaya, qué bueno! Estoy empezando a trabajar sobre microrrelato o minicuento, como qieras denominarlo para mi tesina. Interesante que hay blogs como éste!