miércoles, 21 de diciembre de 2011

Noche de narradores 2012

Estas son las nueve obras que leeremos y analizaremos con expositores expertos en la creación literaria, el año entrante, en el programa Noche de narradores, de la Universidad Central, coordinado por el pregrado de Creación Literaria, la Especialización en Creación Narrativa y el Taller de Escritores Universidad Central:

7 de febrero: Casa desolada, de Charles Dickens (200 años de su nacimiento, foto).

21 de marzo: El amor de una mujer generosa, de Alice Munro.

26 de abril: La selva y la lluvia y Buscando mimadrededios, de Arnoldo Palacios.

29 de mayo: Libertad, de Jonathan Frazer.

20 de junio: Blanco nocturno, de Ricardo Piglia.

26 de agosto: La cabeza perdida de Damasceno Monteiro, de Antonio Tabucchi.

25 de septiembre: El día de todas las almas, de Cees Nooteboom.

24 de octubre: La pérdida de El Dorado, de V. S. Naipaul.

20 de noviembre: American psycho, de Bret Easton Ellis.

En cada sesión se pasará un video sobre el autor de la noche y dos especialistas del tema hablarán sobre la obra y su autor. La recomendación es comenzar en este fin de año a leerlas en su orden "de aparición".

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Un poema de Fredy Yezzed López

El poeta, narrador y ensayista bogotano (1979), Fredy Yezzed, como sigue apareciendo literariamente, reside en Buenos Aires desde hace unos años. Por estos días visita su país y entre el 5 y el 7 de diciembre se presentó en la Biblioteca de El Tunal y la Casa Silva. Leyó sus poemas, invitado por el grupo la Raíz Invertida, y presentó su libro Párrafos de aire, que antologa, por primera vez, la poesía en prosa en Colombia, editado por la Universidad de Antioquia el año pasado.
Fredy estudió lenguas modernas y literatura en las universidades La Salle y Javeriana. Tiene ya varios premios nacionales de cuento y poesía. En 2010 ganó el premio Nacional de Poesía Macedonio Fernández en Argentina con La sal de la locura. En estos momentos prepara una antología de poesía joven colombiana y argentina para la colección La antología salvaje de Buenos Aires. La revista Hojas Universitarias, de la Universidad Central, publica en su nuevo número 65 poemas de su libro ganador en Argentina (puede solicitarse en el Depto. de Humanidades y Letras). El siguiente poema lo tomo de los leídos en la Biblioteca El Tunal.

LA SOLEDAD

LA SOLEDAD AQUÍ sólo remite a una pena: la idea de haber nacido en ninguna parte y de caminar a ningún lugar. En las tardes decenas de inciertos caminan por horas alrededor de la fuente. Sin saberlo, siempre en contra de las manecillas del reloj: siempre sin saberlo con el deseo de desdoblar el tiempo. Los miro amarrado a una columna. Me arrastra ese remolino humano. Ese ojo miope de Dios. Van todos detrás de un recuerdo grato: el chillido de las gaviotas junto al mar, el trabajo humilde de los hombres en el puerto, ese gorrión que salvaron de la muerte. La fuente como un huracán va convocando la vida invisible. La fuente va tejiendo ese instante en que la ternura se volvió desgracia.La fuente como un canto de sirena me arrastra… y yo quiero saberlo todo.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Un poema de Gustavo Tatis Guerra

Estuvo en la Casa Silva de Bogotá, el pasado martes 29 de noviembre, el poeta Gustavo Tatis Guerra (hoy, también, pintor). Venía de Cartagena a leer sus poemas. Lo presentó José Luis Díaz Granados. Y me llamó mucho la atención este poema que, como en muchos de los suyos, encierra mitos, leyendas o bellas historias, que se encuentra publicado en el libro Evangelio del viento. Antología (2008), editado por la Universidad Externado de Colombia, en la colección "Un libro por centavos", que dirige Miguel Méndez Camacho. Al finalizar la reunión, Gustavo habló de Cartagena, donde trabaja con el diario El Universal, y en donde le sigue los pasos al Tuerto López y a los grandes poetas, como el mismo Gustavo, de la costa caribe de Colombia.


HISTORIA DE UNAS ALAS

Cada uno de nosotros tiene la sombra de las alas que perdió.
Está claro y comprobado que todo hombre al principio, era un pájaro.
No hay testimonios del día en que perdió para siempre sus alas.

Algunos creen que fue un castigo
Por creerse más pájaro que todos los pájaros.
Una desgracia para que vagara



y arrastrara por la tierra como un lagarto.

Cuando el hombre ve a un pájaro
En pleno vuelo le aletea el recuerdo
De cuando era pájaro y compra jaulas
Para aprisionar el recuerdo
Del día en que perdió el cielo.