lunes, 28 de noviembre de 2016

Fidel Castro Ruz (1926-2016)

El 25 de noviembre pasado (2016), murió en La Habana, Cuba, Fidel Castro, una persona que a partir de 1956 interesó a su país y al mundo entero como dirigente político, como estadista, como pensador, como ciudadano y como militante librepensador, y que, en ese sentido, permanecería activo (hasta su muerte) en la búsqueda de un mejor horizonte para la sociedad del siglo XX. Vendrán otras oportunidades para juzgar sus utopías aprendidas en los libros de José Martí y de los socialistas contemporáneos. A la muerte de Fidel nadie ha quedado inmóvil. Por lo pronto, quiero reproducir de su blog "El ciervo herido", un texto escrito por Omar González, poeta, narrador y ensayista cubano, nacido en 1950, quien ha recordado por estos días, también, haber escuchado en 1958, por primera vez, la voz de Fidel por la entonces clandestina Radio Rebelde, desde la Sierra Maestra. Ese sentimiento latinoamericano y mundial, luego de ver a Raúl por la televisión dar la noticia de la muerte de su hermano, nos unió esa madrugada del 26 de noviembre:
"Recién llegado a casa, después de escuchar y sentir una y otra vez a Raúl, de reunirme con mis compañeros y de recorrer La Habana en esta madrugada de noviembre –una Habana como nunca antes la había visto: triste, silenciosa, con el dolor por todas partes–, me siento en medio de la noche a evocar a Fidel, al Fidel que yo conocí y al Fidel de todos los cubanos y cubanas, de los revolucionarios y de los millones de hombres y mujeres de bien que en este mundo lo recuerdan porque lo quieren y, aún más, porque en su humildad se lo merecen.
Pero ni siquiera en este instante, ante la evidencia de las lágrimas y el peso del dolor, doy por cierta la noticia de su muerte.
Siempre imaginé que Fidel iba a ser eterno; ya lo compruebo".

No hay comentarios: