miércoles, 24 de agosto de 2016

Medina y Márceles hablan de biografías

Recibí dos cartas de amigos escritores que hablan de la necesidad de escribir y publicar más biografías en Colombia. Es un tema que ha despierta muchas inquietudes. Acá transcribo sus cartas. Primero la del crítico de arte y escritor, barranquillero, Álvaro Medina Amarís, y luego la del narrador y crítico de arte, cataquense, Eduardo Márceles Daconte:

Álvaro Medina
1.- "Mi estimado Isaías: En Colombia no se escriben biografías, sobre todo de personajes políticos, porque hay mucho chanchullo que ocultar. Por eso no se cultiva, ni por asomo, la autobiografía, porque autobiografía publicada podría terminar siendo autobiografía rectificada. Pero bueno, atendiendo tu inquietud, por lo demás válida, ¿qué tal una biografía no autorizada de La Gata o de José Obdulio Gaviria? Las biografías no autorizadas existen en muchísimos países, pero porque el autor tiene la seguridad de que, al doblar una esquina, un sicario no le pegará un tiro en la nuca. Total, quedarían las biografías de los personajes de la farándula y el deporte, biografías que interesan y pueden tener público; en segundo lugar las de los personajes de la cultura, pero esas no las publicaría ninguna editorial porque no interesan, a no ser que el personaje se llame Gabo. Suerte, entonces, en tu empeño de querer incentivar la biografía en Colombia, mi estimado Isaías, y recuerda que no todo el mundo es James Rodríguez, el número uno del fútbol colombiano, un número uno que se la pasa sentado en la banca, el detalle entre dramático y decepcionante que lo hace un personaje para ser llevado, además, a la novela. Mi cordial saludo y mi promesa de invitarte pronto a una tertulia rociada con algún licor estimulante. Con cien abrazos, ÁLVARO".

Eduardo Márceles
2.- "Mi querido Isa, he leído con sumo interés tu inteligente nota en tu blog sobre la disciplina de la biografía y la falta que hacen, comparto tu interés y tus opiniones. Yo he sido un admirador de las biografías desde que era adolescente, recuerdo muy bien las de Napoleón Bonaparte, Fouché, Lincoln, las que escribió ese genial biógrafo alemán Stefan Zweig de los poetas y narradores europeos Stendhal, Montaigne, Erasmo de Rotterdam, devoraba las biografías de artistas legendarios, más tarde la de Fidel Castro, el Ché, incluso Hillary Clinton (autobiografía), y muchas más que ya no recuerdo. Estoy de acuerdo contigo, tenemos que asumir la tarea de escribir las biografías de nuestros contemporáneos de aquí y de allende nuestras fronteras, ¿por qué no?

Ya empecé con la biografía de Celia Cruz (no sé si la has leído) y la de Nereo López (aún no se si los primeros capítulos de su fotografía en Barranquilla y Barrancabermeja se publicaron en Hojas Universitarias de la Universidad Central), también, tengo esbozos biográficos de Ernesto Cardenal, Reinaldo Arenas, John Leguizamón y otros más. Ahora, acabo de terminar una pequeña biografía artísticas (40 páginas) del escultor bogotano Gabriel Beltrán Castiblanco (con traducción al inglés) para un libro que espero salga para el próximo mes de septiembre.

Así, mi querido Isa, ahora la pregunta es: ¿quién va a escribir tu biografía, la mía (llena de aventuras y anécdotas), la de Roberto Burgos Cantor, y tantos otros escritores. Propongamos una colección de biografías a alguna editorial, estoy seguro que con tus influencias no sería muy difícil. Ya Panamericana lo intentó hace una década, pero no abordaron a nuestros contemporáneos, sino a las vacas sagradas de siempre.

Ahí te dejo esa inquietud con el abrazo, la admiración y el cariño de siempre, Eduardo".