domingo, 26 de octubre de 2014

Un poema de Cristina Maya

La convocatoria de la Casa de Poesía Silva (Bogotá) para el 2014 sobre el tema del amor en la poesía, fue ganada por la escritora y profesora Cristina Maya (Bogotá, 1951), con el poema que transcribo a continuación. Fueron jurados los escritores y poetas: Carmen Millán, Giovanni Quessep y Eduardo Gómez.


EL AMOR COMO UN RÍO
Cristina Maya

El amor como un río sin fronteras ni límites,
el desvelado amor que aún palpita en el vacío de la noche,
en el rincón oscuro, en el refugio donde el fuego se aviva,
en la inquietante ondulación del aire.
Amor que no se atreve, que mira de soslayo, que se esconde,
amor de la mirada, que ansía, que deleita y delira,
amor que aguarda siempre, que olvida las palabras,
que solo pronuncia un mismo nombre repetido.
Amor a la distancia estando cerca, amor sombrío, el de la noche extinta.
Amor que imagina lejanos mares,
naufragado  en una playa de noches siderales, “de lejanos relámpagos,”
el siempre ausente, el que vuelve y se aleja:
“Como otra nave entre tus naves, regresa siempre mi nostalgia.”
El que divaga en tumultuosas calles, en extranjeros mundos.
El de las tierras desiertas, el de la muerte.
El de las noches con “una estrella de menta que enciende toda sangre.”
Amor taciturno, como una flecha hincada en la piel,
aprisionado en la estancia secreta,
en un bosque de almendros donde la primavera nunca muere,
amor que no claudica, el que se vierte en la primera sangre
y aguarda en la alcoba entre los blancos velos.
Amor traicionado, tormentoso, el de los amantes furtivos,
el que se niega, y se oculta…
Amor perdido, ignorado,
olvidado por siempre entre las fechas de un oscuro almanaque.
El que nos punza y nos hiere,
el que nos acoge y redime.
El amor como un río,
                           que no cesa,

                                       que no cesa…