miércoles, 3 de septiembre de 2014

J. M. Coetzee, de nuevo, en la U. Central (1)

J. M. Coetzee firma libros en la U. Central
J. M. Coetzee, Premio Nobel de Literatura 2003, autor de una docena de novelas con personajes inolvidables, fue invitado a la pasada Feria del Libro de Bucaramanga, que organiza la Universidad Autónoma de Bucaramanga, y, de regreso a Bogotá, aceptó estar de nuevo en uno de los teatros de la Universidad Central. Queríamos que hablara de la colección literaria que le había solicitado María Soledad Costantini, editora de El hilo de Ariadna. Sobre esa "Biblioteca Personal", que será de doce volúmenes, habló el maestro Coetzee la noche del 27 de agosto pasado en el Teatro de Bogotá (fotos). Esa lección de literatura será publicada por la revista de la Universidad Central, Hojas Universitarias. Las palabras de saludo a ellos dos, Coetzee y Constantini, que trascribo a continuación, fueron las que leí al inicio del acto:
"En abril del año pasado, por primera vez en la joven historia de la Universidad Central, tuvimos la honrosa ocasión de tener entre nosotros al Premio Nobel de Literatura, el maestro J. M. Coetzee. En aquella ocasión, con motivo de su primera visita a Colombia, realizamos, durante tres días, un seminario internacional de escritores y profesores de literatura, donde se presentaron ponencias y conferencias que abordaron un buen número de sus grandes novelas, tales como Desgracia, Infancia, Juventud, Esperando a los bárbaros, La edad de hierro, Elizabeth Costello, Hombre lento, Diario de un mal año, Verano, En medio de ninguna parte, El maestro de Petersburgo,Vida y época de Michael K, entre otras.
Soledad Costantini, J. M. Coetzee, Isaías Peña G.
       Hoy, año y medio después, él está de nuevo con nosotros y somos afortunados al tenerlo. Su presencia nos anima, nos honra, nos sirve de firme apoyo en la difícil ruta de la creación literaria. Y ya no escucharemos a los críticos hablar acerca de sus memorables y sabias novelas, sino que tendremos el privilegio de oírlo hablar a él, personalmente, acerca de cómo sus lecturas de una docena de escritores del viejo mundo le sirvieron para intuir y poder traducir los secretos de la narrativa que él mismo engrandecería, posteriormente, de manera imponderable.
Es una suerte inmensa el hecho de que María Soledad Costantini, directora del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA), un complejo cultural que agrupa, nutre y promueve las artes visuales, el cine, la academia libre y la literatura (como la editorial El hilo de Ariadna, donde se publica esta Biblioteca Personal), le haya propuesto al maestro John M. Coetzee rastrear ese vasto horizonte literario que le antecedió para que se produjera, junto a sus prólogos y algunas nuevas traducciones, esta bellísima colección que lleva el nombre del Nobel de Literatura de 2003.

Ningún analista literario podrá hablar, en adelante, de la narrativa coetziana si no ha leído estas otras novelas que lo antecedieron, y nadie podrá explicarse cómo las lecturas del pasado –clásicas o no-, pueden renacer convertidas en otras tan diferentes como las obras entrañables de este mago Nobel de Literatura que hoy leemos con la aspiración de que, igualmente, nos sirva de refugio y catapulta para construir la literatura del futuro".

No hay comentarios: