domingo, 11 de agosto de 2013

Prensa, premios y Horacio

Horacio Benavides, Premio de Poesía 
De las tantas miserias que nos rodean en Colombia, una, ya crónica, es la ausencia o  deficiencia del periodismo cultural. El Tiempo es, por ejemplo, desdeñoso y caprichoso, aunque haya mejorado mucho en lo teatral. De lo contrario, puedo generalizar, en Colombia no existen criterios profesionales para manejar el hecho y, sobre todo, la noticia cultural. Si lo que caracteriza a la noticia, es su inmediatez, para nosotros, la chiva no existe en el área cultural. Esa noticia en Colombia puede esperar una eternidad, o nunca llegar. Una información cultural, de interés nacional o regional, que en otro país sería noticia del día, entre nosotros puede depender de la prioridad que tengan todas las demás noticias. En el fondo, podemos vivir sin información cultural (según nuestra prensa). Y pueden tener razón: no pasa nada (en apariencia). Esto sucede, de manera evidente y escandalosa –para citar un solo caso-, con los premios (nacionales, internacionales o locales). En España o Argentina, México o Venezuela, la noticia de un fallo literario, al día o al siguiente, es noticia, porque se supone que interesa al suscriptor del medio (lo ha pagado), o debe informársele al público (tiene ese derecho). Eso es parte de su patrimonio. Pero en Colombia no. Y hoy, con las redes, este hecho ha comenzado a producir efectos contraproducentes. El ejemplo que quiero citar es el del premio otorgado a finales de julio (supongo, porque la noticia no la he visto en la prensa, sino en las diatribas y elogios intercambiados por internet, entre defensores y opositores), por el Ministerio de Cultura, a un libro del poeta caucano Horacio Benavides. Son varios los premios (no muchos, por cierto, aunque algunos consideran que son demasiados: también, en eso, somos miserables) que se conceden en Colombia y que jamás la prensa informa sobre sus convocatorias y sus fallos. ¿Quién es el poeta Horacio Benavides, cuyos méritos –es un fatal argumento, usual en Colombia- devienen de ser un hombre humilde o, aparentemente, oculto? ¿Con qué libro se ganó el jugoso premio que pagamos los contribuyentes? ¿Por qué, antes de que el poeta Harold Alvarado Tenorio, nuestro “Matraca” del siglo pasado, lanza en ristre, muerto de la risa, malévolamente, nos abrume con otro panfleto-ficción, no decirle a la gente, en El Tiempo y en todos los medios, este es el fallo, estos son los jurados, este es el libro, miren sus poemas, esto dicen los críticos? Pero que se diga el día del fallo, no al año siguiente, o nunca, cuando ya otros hayan despachado a Horacio como benefactor de favores o prejuicios, y otros hayan terminado con Harold como un hp. También, la violencia comenzó por ahí.

(Publicado en Diario del Huila, Neiva, 10 de agosto, 2013)

4 comentarios:

Marco Polo dijo...

Coincidimos con mi artículo de LITERATURA Y MISTELA respecto de la carencia de medios para la cultura. Por eso reproduzco ahora el link respectivo:http://literaturaymistela.blogspot.com/
PEGUESE LA RODADITA A LAS PAGINAS DE UN LIBRO.


Marco Polo dijo...

http://literaturaymistela.blogspot.com/2013/08/peguese-la-rodadita-las-paginas-de-un.html

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Es una lástima que en nuestra patria no hay manera de abrirse camino en la cultura, nos toca luchar contra viento y marea para poder mostrar nuestras ocurrencias.

Un abrazo, Don Isaías, encantado de conocerlo aunque sea virtualmente.

Rafael H. Lizarazo.

Quentin dijo...

Cool!