domingo, 21 de julio de 2013

Arte y arte(sanía)

Cecilia Vargas Muñoz
Esta exposición en el Museo de Arte Moderno de Bogotá (MAMBO), “Grandes maestros del arte popular de Iberoamérica. Colección Fomento Cultural Banamex”, inaugurada el pasado 17 de julio y que estará abierta hasta el 1 de septiembre, nos puede enseñar muchas cosas. Lo primero es que busca, desde su misma convocatoria, borrar una injusta y ficticia línea limítrofe entre arte y artesanía, diferencia causada por provenir esta última de sujetos (personas) populares, de materiales no consagrados por las academias del arte (no son lienzos, por ejemplo) y por no moverse en altos mercados financieros (aunque hoy una colección como la de Banamex debe costar una millonada en dólares). La directora, investigadora y curadora de la colección, Cándida Fernández de Calderón, pareciera tener esta visión. Por eso, desde 2007, cuando se inició el proyecto del Banco Nacional de México y su área de Fomento Cultural Banamex, junto con la Fundación Roberto Hernández Ramírez, de recorrer 22 países iberoamericanos para la negociación de 4227 piezas de arte popular, siempre se tuvo en cuenta que realmente cuando la “artesanía” tiene su origen en las manos de un creador, de un “maestro”, como los llaman en su catálogo de presentación, y cuando la pieza u obra es única e irrepetible –condiciones elementales y básicas para identificar una obra de arte-, no podemos establecer límites entre arte y artesanía. Arte y oficio se unen para entregarnos en estos casos, en el material que sea (barro, madera, metales, vidrios, vegetales, animales, textiles, piedras preciosas o comunes, masas o pastas, semillas, pieles, papeles, fibras, etc.), sólo arte. Por eso, no hay arte y arte(sanía), sino arte y arte.
Esa falsa dicotomía, que se usó en la música –y que ya nadie discute- cuando se habló de “culta” y “popular”, tiene su origen en la diferenciación que nos impusieron en la colonia entre el arte europeo y el no europeo. En esta magnífica exposición, que incluye obras de artistas colombianos del Huila (Cecilia Vargas Muñoz), Nariño, Chocó, Córdoba, Boyacá, comprueba uno, ante la singularidad y la altísima calidad estética, que la pretensión de la investigación (2007-2012, 22 países, 500 maestros artistas) fue ir más allá del concepto de lo artesanal repetitivo. Y, al contrario, en una época en que las artes visuales (las llamadas, primero, pintura, y luego, plástica) se vieron invadidas por los conceptos escénicos, musicales y de intervenciones multimediales, y que desaparecieron los cuadros de caballete, ahora sí que podríamos destacar estas obras de arte que desbordan la escultura clásica, el óleo en el lienzo o las diversas pinturas clásicas. Descubrimos, por fin, que también el arte se hacía con los elementos madres del planeta.

(Publicado en Diario del Huila, 20 de julio, 2013)


1 comentario:

Johana Yangtcy dijo...

Para mi el arte si es ESPARTANO o VERNACULAR, lo siento mas cerca y familiar por lo tanto me hace más feliz.. Que más puedo pedir?:)