miércoles, 25 de mayo de 2011

Noche de narradores, para Amos Oz, el 31

En la novela La bicicleta de Sumji (1978), del escritor israelita
Amos Oz, un niño, de unos once años, habla "de hombre a hombre" con su presunto suegro, el ingeniero Inbar, después de que este lo ha recogido en la calle y lo ha invitado a su casa y le ha ofrecido unos dulces turcos. El niño, sinembargo, le advierte que pertenece a la Resistencia (frente a los ingleses que dominan su territorio). "Entonces", Inbar le comenta al niño, "somos de mentalidades distintas". Y no hay problema y punto. Sumji dirá para sus adentros: "Cómo me gustó esa expresión, somos de mentalidades distintas". En algún momento, después, reflexionará si eso no está muy cerca de la traición. Reflexión que se profundizará en la novela Una pantera en el sótano (1995), con lo cual el narrador trata de exponer los falsos dilemas que han mantenido en guerra a la humanidad desde tiempos sin memoria.
Amos Oz ha creado una obra narrativa diáfana, tenue y tierna, inclinada a captar y dilucidar los equívocos que han ahondado las heridas endémicas de las sociedades, partiendo de su propia Jerusalen, que es una especie de crisol donde se amasan y se ven todas las contradicciones del hombre antiguo y moderno. Una vasta obra que, poco a poco, ha calado en los lectores del mundo entero. Y donde Amos Oz pareciera creer (y casi desear) que alguna vez el hombre encontrará amigos donde siempre ha encontrado enemigos para castigar, asediar o asesinar, por la simple razón de tener una mentalidad (llámese ideología, religión, sistema) distinta.
El 31 de mayo, en el Teatro de Bogotá (calle 22 No.5-66), de la Universidad Central, a las 6 de la tarde, dos escritores colombianos, Julio Paredes Castro, novelista y cuentista, y Camilo Castillo, narrador y profesor egresado de la maestria de El Paso, hablarán de Amos Oz, de esas dos obras y de otras más. Se pasará un corto-documental sobre Oz, de Ignacio Prieto y Andrea Vergara. Y, como siempre, tendremos una miniferia de libros y revistas, con tinto y tertulia.


No hay comentarios: