martes, 5 de abril de 2011

Juan David, Héctor y Murakami


No puedo dejar pasar una nota, así sea pequeña, sobre el programa "Noche de narradores", del pasado jueves 31 de marzo. La parte audiovisual la montó Ignacio Prieto con textos seleccionados por Andrea Vergara sobre Heruki Murakami, su vida y su obra narrativa. Rica y muy ágil, aunque los textos de la bibliografía todavía corren muy rápido. Pero deja una sensación muy grata a la vista. Los textos pueden mejorar todavía más. Queremos dejar con estos audiovisuales en formato de cine una documentación que pueda ser utilizada por otros estudiosos, particulares o de colegios o universidades. Por eso, iremos articulando mejor la vida, la obra y la bibliografía, activa y pasiva, con los textos que corresponden a las entrevistas. La parte de la exposición, a cargo de Juan David Correa y Héctor Julio García (de izquierda a derecha, foto), el primero un narrador y comentarista de libros de Arcadia y El Espectador ya muy conocido, y el segundo, nuestro estudiante de Creación Literaria en la Universidad Central, con experiencia personal en China y Japón, se desarrolló con el formato de conversación y salió perfecta. El único lunar, para mí, que resulta muy frecuente en estos casos en que se habla de literaturas no "occidentales", fue darle mucha cuerda al tema de las literaturas "nacionales". Yo creo que no hay tantas diferencias entre los hombres de una y otra parte del mundo (salvo las que imponen religiones y morales, que tampoco van más allá de la lapidación y el confesionario). O al menos mayores a las que hay entre mi hermano, que es gallero, y yo que apenas se de animales en el plato (hablo de mi realidad, en un mismo país). Las literaturas suelen advertirnos que pertenecemos al mismo género humano -descubrimos que todos lloramos o peleamos por mezquindades, que somos más semejantes que divergentes-, pero los analistas justifican su oficio resaltando las diferencias existentes entre autores (así pertenezcan a las mismas coordenadas geográficas). Y el resultado de esta mirada empequeñece el análisis real del autor y su obra. Sin la discusión de si Murakami es o no japonés, hubiéramos hablado más del mundo de Murakami, que es extraordinario, rico y muy loco (como somos los humanos, en Mongolia o en Saladoblanco). De todos modos, esta vez, "Noche de narradores" casi llena la sala del Teatro de Bogotá, y tuvimos cafe y una mini-feria con libros y revistas, autores y lectores que llenaron el hall de entrada.

La próxima será con Roberto Burgos Cantor, en vivo y en directo, el lunes 25 de abril, para hablar de sus libros, de La ceiba de la memoria y de sus cuentos de Una siempre es la misma (en Japón o en Cartagena).

2 comentarios:

Anónimo dijo...

O sea que no se dialogó con relación a la creación de esos mundos -ambientes geniales- que crea Murakami y de los personajes que se van mnifestando, que van brotando de sus propias entrañas y en sí mismos. No sé, pero será estupendo conversar y compartir comentarios con respecto a esa narración que coge camino y anda y atraviesa ideas de vida...en fin. Pero es agradable leer aue Murakami atrapa lectores y mundos. Jairo Oliveros Ramírez

Cilia Rojas de Molano dijo...

Isaías¡Muy buenos dias! Para mi, asistir a noches de narradores es un elíxir para el pensamiento.Leer los libros de Murakami recomendados y compartir un espacio tan acogedor, genera expectativas.En esta oportunidad esperaba que se recreara la noche con una disertación sobre la estructura de la obra y la poética del autor. Cilia Rojas de Molano
19 de abril del 2011