domingo, 9 de enero de 2011

Un poema del peruano Emilio Adolfo Westphalen

Amor eterno
Emilio Adolfo Wetphalen

Da miedo, a veces, encontrarse con que el camino cae a pico y que hay que bajar agarrándose con las uñas de las rocas. En esta circunstancia, no se puede sino aconsejar que a cien metros del suelo se suelten las manos. La caída es deliciosa: el cuerpo se ha hecho permeable; lo atraviesan flores, hojas aromáticas; riachuelos, algas, espuma del mar, hilos de lluvia, cabellos de mujer, copos de nieve. Estos, al fin, se solidifican a su alrededor, para luego estallar tal una granada arrojada con violencia al rostro de la mujer amada, que aparece sonriente tras las trayectorias vertiginosas de los granos rojos.

(Emilio Adolfo Westphalen nació en Lima en 1911 y murió allí mismo en 2001. Está considerado como uno de los continuadores de la moderna e inmensa poesía peruana del siglo veinte).

1 comentario:

Silvia Reyes dijo...

No lo conocía. Me parece hermosísimo este poema. Gracias por presentármelo. Silvia Reyes