domingo, 28 de marzo de 2010

Dos poemas de Rocío Espinosa Herrera

Rocío Espinosa Herrera, colombiana de nacimiento, reside hace muchs años en España, donde ha publicado en revistas y antologías de poesía española e hispanoamericana. En su última etapa se ha dedicado a la poesía ecologista, sin abandonar su tendencia neo-romántica).

NUBES OTOÑALES

Me rodean las nubes otoñales
de casi un azul desvanecido
el viento se ha tornado aún más frío
y trae aromas de perfumes gratos.

Las hojas del nogal cayeron ya
las flores descolgaron su vestido
el viento arrecia como en un descuido
llevándose los nidos y las flores.

El alma siente el frío del otoño
como los libros el paso de los años
como se duermen soñando las estrellas
con las ardientes noches de verano.

El recuerdo, el tiempo y el silencio
para dar paso al otoño se juntaron
pasó el verano y escribió tu nombre
las nubes otoñales lo borraron…


¡SE APAGA!

(Publicado en la antología Noche otoñal, Madrid, España)

Me ha quedado apenas
un recuerdo dulce
entre la hojarasca
de mi pensamiento
entre los rumores
que percibe el viento
y las cataratas
del inmenso cielo.

Entre la distancia
del todo y la nada
un dulce recuerdo
que llora y te llama
perdido en la sombra
de una débil llama
que a la menor brisa
¡se apaga!...¡se apaga!

jueves, 25 de marzo de 2010

Gabo con Casa-Museo


Hoy se reinaugura en Aracata, departamento del Magdalena, Colombia, en la Cra. 5a. No. 6-35, la restaurada casa donde naciera y pasara algunos años de su niñez, Gabriel García Márquez. No se si me equivoque al decir que es la tercera versión arquitectónica de la casa, y en la tarjeta (postal) de invitación sólo se dice que, ahora convertida en casa-museo, allí, hoy 25 de marzo, se ofrecerá un coloquio sobre la obra literaria de Gabo, para darla al uso del público.

Estas casas museos, que resguardan y perpetúan la memoria de las grandes figfuras nacionales, son extrañas entre nosotros. Por eso, debemos agradecerles a quienes siempre estuvieron al frente de esta restauración (quizá la foto diga algo), que la casa de nuestro autor de tantos cuentos y novelas merecedores del Nobel, haya sido levantada del olvido. La Ministra de Cultura, el Rector de la Universidad del Magdalena y la Directora del Museo Nacional, son quienes invitan al acto de hoy. Pero allí estarán también Rafael Darío Jiménez y Eduardo Márceles Daconte.

lunes, 22 de marzo de 2010

Un mincuento inédito de Francisco Garzón Céspedes

URRACA DEL OTRO LADO DEL CRISTAL
Francisco Garzón Céspedes

La urraca roza la ventana. Un ala que toca suave, fugazmente. De inmediato vuelve de amor y da por una milésima con el pico en el cristal. Ha entrenado para conseguirlo sin perecer, sin dañarse afuera. Luego desaparece, no insiste en búsqueda de una apertura, de una caricia, de un intercambio de miradas o de sonidos. Regresará al día siguiente, a la misma hora de intensa luz. Tras la ventana, siete pisos arriba de la desolación, el adolescente ni siquiera espera a la urraca cada mediodía. Es su hora de hallarse junto a esa pared, entre dos destinos. No es capaz del enamoramiento y del deseo del ave, ni tampoco de su creciente desesperanza. Está en los cúmulos protectores de su indiferencia. Si acaso alguna vez, con la perplejidad pensante de quien, sin percibir los riesgos, no comprende roce y picotazo. Ni siquiera repara en la habilidad, en la precisión. Si de niño el adolescente no hubiera sido arrebatado de sí, violada consigo su capacidad de sentimiento, cuando menos se asombraría por la urraca. Por su empecinada elección. Por la intensidad de sus presencias. Quizás como se asombraría el cristal de la ventana si pudiera.

(Tomado de su página web)

jueves, 18 de marzo de 2010

X Concurso Nal. de Novela y Cuento, Medellín

Los concursos literarios de Medellín, Antioquia, siguen a la cabeza en Colombia. Aunque no siempre tienen la resonancia en los medios que debieran tener, como sucede con los premios regionales en nuestro país, son concursos serios y respetuosos del autor.
Acaba de convocarse un premio en Medellín, con 20 años de tradición, el de la Cámara de Comercio de Medellín. Y se ha convocado con suficiente anticipación, porque su cierre es para el 30 de noviembre de este 2010. Es de novela y libro de cuento. El premio para novela es de 25 millones de pesos (unos 12 mil dólares), y para cuento, 15 millones (pónganle unos 7.5 mil dólares).
Pueden ver las bases en la siguiente dirección:
www.camaramedellín.com
X Concurso Nacional de Novela y Cuento, Cámara de Comercio de Medellín, Antioquia, Colombia.

lunes, 15 de marzo de 2010

Hoy lunes, NOCHE DE NARRADORES

En el Teatro de Bogotá, calle 22 no. 5-66, a las 6 de la tarde de hoy lunes 15 de marzo de 2010, se reinaugura el programa Noche de narradores, de la Especialización en Creación Narrativa y el Taller de Escritores, de la Universidad Central, con entrada libre.
El tema central será la novela La francesa de Santa Bárbara, de Gloria Inés Peláez, ganadora del Premio de novela de la Universidad de Antioquia, 2009.
Intervendrán en la tertulia: Philip Potdevin, Aleyda Gutiérrez, Nancy Malaver, Andrea Vergara, la Escuela de Música de la Universidad Central y la autora de la novela.
Noche de narradores es un espacio de intercambio, de reconocimiento y de estudio de las narrativas del mundo, para neófitos o especializados en las corrientes de la novela y el cuento y las prosas de ficción y no ficción.
Se sortearán unos ejemplares de la novela y nos tomaremos un tinto.

sábado, 13 de marzo de 2010

La francesa de Santa Bárbara, el lunes 15


Esta es la primera página de la novela ganadora del Premio Nacional de Novela de la Universidad de Antioquia, de Gloria Inés Peláez, que se titula La francesa de Santa Bárbara. Con ella se inauguran, el lunes 15 de marzo a las 6 de la tarde, las sesiones del programa de extensión de la Especialización en Creación Narrativa de la Universidad Central, NOCHE DE NARRADORES. Será en el Teatro de Bogotá, en la calle 22 No. 5-66, con entrada libre y sorteo de libros al final, y con cafecito, también.

“Antes de que el hombre ocultara su mirada en mi regazo, dilaté el instante acariciando su cabello, temerosa de hacerle daño si me apresuraba, segura de darle a él y a los hombres que me buscaban Ia mejor de las medicinas para aliviar sus penas. El soldado inclinó la cabeza, se abrazó a mi cintura y hundió su rostro en mi vientre aferrado a mí como a un árbol, mostrándome el terror de marchar a la guerra casi desnudo y desvalido de armas, acosado a sus espaldas por el ejército realista. El calor de su aliento traspasaba mi saya y acaso la humedad que percibía se debía a sus lágrimas. No sabía su nombre pero le musité Francois cuando hundí mis dedos en su cabello y lo mecí como a un niño. Mi voz sonaba extraña, me escuchaba como si otra mujer repitiera en mi oído lo que debía decirle al soldado que se entregaba en medio de la habitación, y fuera ella la que se rendía también tras fuertes inspiraciones para propagar el fuego desde las ingles como una ola creciente hacia las extremidades”.

viernes, 12 de marzo de 2010

Miguel Delibes (1920-2010)

Miguel Delibes había nacido el 17 de octubre de 1920, en Valladolid. Y murió ayer allí mismo. El País, de España, le rinde hoy un homenaje especial. No hay dudas. Desde los años 60, y esto me hace recordar las notas de Gustavo Álvarez Gardeazábal, ya era un autor reconocido. Y recibió todos los premios, menos el Nobel. Para mí, que no soy experto en su obra, Delibes se me metió en el alma cuando leí Los santos inocentes, tal vez por mi ascendencia campesina y porque viví y ví protagonizar en el campo los conflictos, más que sociales, los afectivos o psíquico-sociales, del mundo rural colombiano, iguales a los de la Castilla de Delibes. Y cuando Mario Camus hizo Los santos inocentes en cine, Delibes subió a la cúspide. El "Azarías", el campesino medio tonto, medio sabio, del inolvidable Paco Rabal, con su enternecedora “milana bonita”, puede ser insuperable como actuación y como situación narrativa.
Deja Delibes otras novelas y cuentos para el estudio de España, de Castilla y del mundo hispanoamericano: Las ratas, El camino, Cinco horas con Mario, La sombra del ciprés es alargada y su último volumen de 2006, Viejas historias y cuentos completos. En total, son más de 60 obras narrativas y de periodismo. "Milana bonita".

jueves, 11 de marzo de 2010

Eduardo Caballero Calderón, 100 años


La Biblioteca Nacional, con la dirección de Ana Roda Fornaguera, invita hoy, jueves 11 de marzo de 2010, a la inauguración del Año Caballero, con la apertura de una gran exposición y una mesa redonda con la participación de Juan G. Cobo Borda y Ricardo Silva Romero:

"El ‘Año Caballero Calderón’, organizado por el Ministerio de Cultura, comienza con la conmemoración de los 100 años del natalicio del escritor colombiano. El lanzamiento oficial se realizará en Bogotá, el próximo 11 de marzo en la Biblioteca Nacional de Colombia, a las 6:30 de la noche.
Este jueves 11 de marzo, a las 6:30 p.m., en el Auditorio Aurelio Arturo, la ministra de cultura, Paula Marcela Moreno Zapata, dará inicio oficial a la programación dedicada al escritor bogotano Eduardo Caballero Calderón, nacido en Bogotá, en 1910. Además, se realizará una conversación entre los escritores Juan Gustavo Cobo Borda y Ricardo Silva Romero, como un homenaje del Ministerio de Cultura, dentro del programa de recuperación de la memoria literaria nacional, al autor de novelas notables como Siervo sin tierra y El Cristo de Espaldas. Así mismo, en el vestíbulo central de la Biblioteca Nacional, se abrirá la exposición “Ayer y Hoy: Caballero Calderón 100 años”, que contó con la investigación y curaduría de Beatriz Caballero, Álvaro Rodríguez y Álvaro Castillo y la museografía de Carlos Betancourt".

martes, 9 de marzo de 2010

Lunes 15, Noche de narradores

Volvemos el lunes entrante con el programa bandera del Taller de Escritores y su Especialización en Creación Narrativa, la "Noche de Narradores"

Será el próximo 15 de marzo, a las 6:15 de la noche.

"Noche de narradores" ha sido un espacio de encuentro para hablar de los clásicos y, sobre todo, para ponernos al día sobre la actualidad de las narrativas del mundo.

En esta ocasión queremos hablar de la novela premiada en Medellín por la Universidad de Antioquia, La francesa de Santa Bárbara, una excelente obra, escogida por un jurado exigente.

Ya se encuentra en las librerías bogotanas. Y Gloria Inés Peláez, su autora, conversará con quines la hayan leído y con quienes quieran leerla.

Habrá música, sorteo de libros y café.

En el Teatro de Bogotá.


Nos vemos.

domingo, 7 de marzo de 2010

Un poema de Martha Espejo


Martha Espejo nació en Caracas en 1971. Egresada de la Universidad Central de Venezuela en Estudios Políticos y Administrativos. En 2009, hizo la Especialización en Creación Narrativa de la Universidad Central de Bogoá. Del libro Detenida frente al horizonte de una casa de pueblo, editado por El Perro y la Rana en 2007, de Venezuela, son estos poemas.

Inmenso

Una gran boca se abre. Nos engulle a todos como pollos de corral. Pasamos por los dientes que intentan triturar nuestros fracasos, nuestras desdichas, nuestra lista de angustias, nuestra caja de ineptitudes. La saliva se eleva, trata de disolver las amarguras, el sinsabor de nuestras frustraciones. Seguimos siendo tragados por esa gran boca.

Pero nos quedamos atorados en la garganta, ni los dientes ni la saliva han podido desmenuzar y poner en un simple bolo todo lo que nuestros años han amalgamado con tanta paciencia.

Nos atracamos allí, justo allí. La gran boca trata de escupirnos en un intento de echar hacia fuera todo lo que nos molesta, como ese pedacito de granola que se queda en un diente. No escupe, no sale nada de allí, nuestros fracasos y soledades siguen anclados a nosotros mismos, no se pueden digerir así de fácil, hacen faltan días, meses, tal vez años o tal vez nunca podamos ser masticados. Pero seguimos engullidos por esa gran boca y cada vez que se abre parecemos enanitos que se trepan por las papilas de la lengua para deslizarse a través de ella y huir, correr hasta asirse al labio superior.

Con frecuencia nos quedamos allí, en el labio. Tratando de decir cualquier cosa que nos permita dejar a un lado los fantasmas, gesticulando como muñequitos en miniatura, sin que nadie nos vea, moviendo los brazos en un intento desesperado por ser oídos, por ser salvados de nosotros mismos.

Pero seguimos en el labio. Y en un beso lo que hacemos es cambiarnos de labio, cambiar de boca, volver a mover los brazos. Vamos de boca en boca. Buscamos labios, bocas, parejas para que nos salven, para que los enanitos puedan deslizarse, engullirse y tratar de ser masticados, buscando en lo externo a uno, en el otro, en los labios, bocas de otros, parejas, la paz. Le dejamos al otro, externo, bocas, labios, parejas la responsabilidad de salvarnos. Convertimos nuestros sentimientos en una prostituta, que todo el mundo conoce, por las bocas, los labios de tantos, la saliva, pero nadie se atreve a mirar las soledades.
(Sábado, 29-03-03)



Soledades I

Hay tantas almohadas en mi casa
mucho espacio en esta casa tan pequeña
que un dedal se hace grande

y cuando entro a casa cuento los metros
inmensos de este cuarto enorme
y cuando salgo de ella cuento los días
para que el dedal, el cuarto, la cama
y la almohada
se llenen de tus ojos.

(22-02-04)

miércoles, 3 de marzo de 2010

Despedida deslucida a Jorge Villamil

No se si por haber dejado dicho que no le hicieran homenajes politiqueros, la ceremonia de hoy miércoles en la catedral primada de Bogotá para despedir al gran maestro de la música colombiana, resultó muy pobre. El decreto presidencial, como me comentó el historiador Bernardo Tovar Zambrano, fue un sentido pésame por decreto. La palabras de Libardo -así le decíamos en Garzón-, muy quedadas para llegar de un orador y escritor de fama (además, muy despectivo al mandar a los músicos para el atrio). Alguien dijo que Villamil había dejado incompleta una obra musical que ahora estaría arreglando con algún coro angelical (no se si era una metáfora o un chiste pachuno).
Yo me imaginé que en la catedral oiríamos un concierto de la Filarmónica con obras del gran maestro; que la presidencia ordenaría en su decreto de honores (como suele hacerlo a voz en cuello el doctor Uribe), a quien correspondiera, recopilar las composiciones de Jorge Villamil en un libro de lujo y en otro popular para repartir en las escuelas del país (para que los niños aprendan que "Espumas" no es mexicana, sino colombiana), o una antología o un video musical con sus mejores temas (algunos de ellos, como "Caracolí", ya casi son especie extinguida); que el Departamento del Huila traería su Sinfónica de Vientos con "El barcino" al frente y prometería darle otro empujón al Museo Jorge Villamil.
Pero no. Nada. Algunos músicos cantaron en el atrio de la señorial catedral primada de Colombia, regañados por Monseñor Libardo, quien, por lo visto, poco quería al compositor de compositores. (El maestro Villamil tenía razón, más valía un velorio en Sayco que cien discursos en la catedral o en el capitolio. Todo es oropel, Maestro, usted ya lo había dicho).