lunes, 15 de noviembre de 2010

Un minicuento de Andrés Elías Flórez


Este fue el fallo del concurso de minicuento organizado en España por Clara Obligado y su Taller "Por favor, sea breve". La Editorial Páginas de Espuma publicará los 20 primeros cuentos, entre los cuales figura un colombiano, Andrés Elías Flórez B., con el cuento que trascribo a continuación, luego del concepto de la maestra en el género, la argentina Ana María Shua:

"Gracias a este concurso vuelvo a comprobar, con gran alegría, la fuerza que tiene hoy la minificción en España. Más de 2000 trabajos presentados demuestran que nuestro género tiene escritores y lectores que lo buscan, lo intentan, lo aman. Como siempre, el resultado final es un poco arbitrario. Nos resultó difícil elegir sólo veinte entre tantos textos de alta calidad. Los ganadores pueden estar orgullosos: son los veinte mejores de 3000 textos muy dignos y cien textos francamente valiosos. ¡Felicitaciones! Ana María Shua".
Ganadores:
1. De cero. Eva Díaz Riobello (Asturias), ganadora del certamen.
2. El homenaje. Teresa Serván. (Madrid)
3. La involución humana. José Agustín Navarro Martínez (Alicante)
4. La primera cita. Fernando Daniel Rocha (Argentina).

Finalistas:
1. La tentación. Eloy Serrano Barrroso (Madrid)
2. Corazón roto. Eva María Pedraza Jiménez (Madrid)
4. El viejo lobo de mar. Ana Maroto Monserrat (Bormujos)
5. Cambio de imagen. Pilar Álvarez Novalvos.
6. Máscaras. Manuel Gutiérrez Tejedor (Málaga)
7. Quiromancia. Isabel González (Madrid)
8. Proceso de ejecución. Lorena Escudero (Valencia).
9. Espiral. Isabel González. (Madrid)
10. Empalme en la línea 2. Julio Riquelme Porras (Madrid)
11. Quetzalcoatl. Isabel Cienfuegos (Madrid)
12. El bisnieto que quedaba de Quiroga. Fabián Vique (Argentina)
13. En aras de un ...amor. Andrés Elías Flórez Brum (Colombia)
14. Proceso creativo. Santiago Tomás González Reca (Madrid)
15. Últimas palabras de... María del Pilar Álvarez Novalvos (Madrid).
16. Dionae muscipula. Gabriel Rubén Domínguez. (Argentina)

En aras de un... amor

Por favor, sea breve, dijo el doctor.
…le decía, doctor, que si el amor que uno tiene lo coge, lo sacude, lo exprime, lo dobla, lo desdobla, lo encoge, lo arruga, lo vuelve una bola, lo cabecea, lo escupe, lo mosquea, lo pliega, lo despliega, lo quiebra, lo requiebra, lo estira, lo ventea, lo alisa, lo plancha, lo desplancha, lo mastica, lo lava, lo humedece, lo deslava, lo orea, lo vuelve a sacudir, y lo extiende en la cuerda del traspatio…
Entonces uno no es ya su amor sino un trapo, un trapo averaguado, un trapo mohoso, un trapo de cocina, o de comedor…
Perdón, doctor, en aras de la brevedad, amor, ¡un trapo!

No hay comentarios: