lunes, 3 de mayo de 2010

Nueva novela de Marco Tulio Aguilera


Veo por el blog de Marco Tulio Aguilera Garramuño, "Descabezadero", que ha salido su novela por mí más esperada (sin que sepa bien por qué): Agua clara en el Alto Amazonas. Miren lo que dice él:

"Ya tengo en mis manos el primer ejemplar de mi novela Agua clara en el Alto Amazonas. Me llegó ayer y desde el momento en que lo tuve en mis manos no me he separado de él. La foto de la portada, que tomó mi ex alumno Estuardo Garcés Mercado en el río Tuxpan, salió oscura, y sin embargo conserva ese aire de laberinto de agua que se va perdiendo en la espesura, sugiriendo que allá en el fondo de la Amazonia hay algo... algo que hemos perdido. No me he separado del libro: lo he llevado a todas partes y lo he mirado con frecuencia. Ese tipo de obsesión la he tenido con casi todos mis libros cuando los tengo por primera vez en mis manos: duermo con ellos al lado, los miro una y otra vez, los leo de principio a fin y siento como si nunca los hubiera leído, como si el autor fuera otro, cuando en realidad casi podría recitarlos de memoria. Este libro del Amazonas lo he escrito, sin exageración alguna, por lo menos veinte veces y de él tengo por lo menos cinco versiones que me gustan, incluyendo una de 223 páginas (Pienso que tarde o temprano voy a publicar todas las versiones). La versión de la BUAP tiene 125 páginas. Con el mismo tema publiqué en mi libro El imperio de las mujeres un cuento de 15 páginas y una crónica en la revista Crítica, así como en mi libro Maelstrom agujero negro. No tengo la fecha precisa en la que se inició mi interés morboso por el Amazonas (mi esposa ya está aburrida de oírme hablar de lo mismo por años). Sí sé que nació de una larga conversación que tuve con Pedro Botero, cartógrafo de la Amazonia Colombiana. Eso fue en Bogotá en el apartamento de mi hermana Elizabeth. Pedro me invitó a ir a su rancho en Villavicencio y allí seguimos la conversación. Hablamos del Amazonas y de Araracuara. Me contó todo: historias de amor, de muerte, de aventuras en la selva. Luego viajé al Amazonas, leí gran cantidad de libros, escribí una versión que según William Ospina estuvo entre los finalistas en el Concurso de Novela Corta Juan Rulfo de París hace varios años, luego escribí otra versión que recibió Mención Honorífica en el Concurso de Novela Breve Rosario Castellanos en México y luego escribí otra versión que fue finalista el año pasado en el Concurso de Novela Ciudad de Barbastro en España.
Con mi novela acudí a varias editoriales grandes, entre ellas a Anagrama, y no la quisieron publicar. Finalmente decidí mandarla a la Universidad de Puebla. Y allá la publicaron. Los borradores fueron leídos por el novelista Félix Luis Viera, por Joaquín Díez Canedo —mi gran ex jefe, hoy director del Fondo de Cultura Económica—, por Silverio Sánchez, por Lirian Marulanda en Bogotá, Martha Cecilia Cedeño en Barcelona, Peter Broad en Indiana.
Y aquí está el libro. Lo leí ya impreso y me satisfizo: es una novela breve, me atrevo a decir profunda, intensa, pulida en su estilo hasta el último extremo".

Por supuesto, he editado lo que él dice, porque él suele escribir largo (aunque esta novela es corta). Y ya les diré el resto. El lanzamiento en Puebla es el 8 de mayo.

1 comentario:

Marco Tulio Aguilera dijo...

Isaias
Gracias por la nota. Vi que publicaste poemas de Fernando Ruiz Granados. Es un uen amigo y un excelente poeta.