sábado, 10 de octubre de 2009

Un minicuento de Franz Kafka

«Ay», dijo el ratón,° «el mundo es cada día más pequeño. Primero era tan ancho que me daba miedo, seguí corriendo y me sentí feliz al ver por fin los muros que se alzaban a lo lejos, a derecha e izquierda, pero esos largos muros se precipitan tan velozmente los unos contra los otros que ya estoy en el último cuarto y allá en el rincón espera la trampa en la que voy a caer.» «Tienes que cambiar la dirección de tu carrera», dijo el gato, y lo devoró.

Tomado del libro de Franz Kafka, El silencio de las sirenas. Escritos y fragmentos póstumos, Barcelona, Debolsillo, 2005, pp.395.

1 comentario:

Anónimo dijo...

acaso este post no es otra trampa para lectores desprevenidos?