domingo, 6 de septiembre de 2009

Un poema de Alejandro Boccanera

Yo digo adentro mío


Adentro hay una boca recibiendo a la lluvia
y una mano queriendo penetrar en los trenes.
Adentro está mi infancia con su mañana blanca,
mi pueblo, allí, colgado de la lengua del día.
Adentro está tu frente pero nunca los lunes,
porque adentro me sobran el reloj y los diarios.
Adentro está, lo bueno, lo malo, lo que queda,
mi corazón adentro un pájaro sin rostro.
Adentro tengo al viento derramado en tus hombros,
es decir, este aroma de ausencias y de gritos.
Adentro estoy yo mismo golpeando para fuera
y hay una almohada tibia donde apoyo tu nombre.
Adentro está el otoño el café el intestino
las rótulas tus ojos el parque que olvidaste.
Adentro están doliendo tu setiembre y mis pasos
y hay una piel llorando.
Ahora,
adentro mío se oxida una ternura.
Yo digo adentro mío, en esta tarde
de otros.

Jorge Boccanera, poeta, dramaturgo y periodista, nació en Bahía Blanca, Argentina, en 1952, ganó el Premio Casa de las Américas de Cuba en 1976 con su libro Contraseña, un año después el Premio de Poesía Joven de Mexico, y en 2008, el Premio Casa de América, con un jurado encabezado por el Maestro Juan Gelman. Pasó varios años de exilio en México, donde colaboró con Saúl Ibargoyen, y en 1986 nos dejó su libro Marimba, en Bogotá.

1 comentario:

www.fluidoabsurdo.blogspot.com dijo...

Este poema susurra una vez mas porque la prosa necesita de la poesia para vivir...
Abrazo
Andrea