domingo, 2 de agosto de 2009

Un poema de Cintio Vitier

Vejamen, como todos, tan inútil

Tosca presentación lo sucesivo
no sólo aburre sino miente y roba
aquello mismo que promete a sorbos
agrandando la sed hasta los cielos:
cielos de sed, qué tierra serviría
para aplacarlos, y con qué bebida.

Tonta prisión la de lo sucesivo
reabriendo compuertas que se cierran
incoherentemente a nuestro paso,
prisión abierta y sin salida, trampa
donde caímos al venir, ya reos
prometidos al último resorte.

Viejísima dicción lo sucesivo
enmascarado de frescor, noticia,
esperanza, proyecto, trabajitos,
dolor que pasará, dicha apaleada,
creciente anciano que el espejo anota,
no permite nacer sino a la muerte.

De Cintio Vitier, poeta cubano nacido en 1921, tomado de un cuaderno de 30 páginas, con diez poemas, titulado Dama pobreza, que publicó en Colombia Ediciones Gradiva en 1994, y me regaló hace poco Roberto Burgos Cantor.

1 comentario:

psicoisapecat dijo...

Será que hay mucho arte leteria en Cuba o es que es su amor este bello país, que lleva a relconer el talento de tanto escritor.
Gracias por todo su aporte.
Isabel