sábado, 8 de agosto de 2009

Un minicuento de Isidoro Blastein

El principio es mejor

En el principio fue el sustantivo. No había verbos. Nadie decía: “Voy a la casa”. Decía simplemente: “casa”, y la casa venía a él. Nadie decía “te amo”. Decía simplemente “amor” y uno simplemente amaba.
En el principio era mejor.


Tomado de: Por favor, sea breve. Antología de relatos hiperbreves, edición de Clara Obligado, Madrid, Páginas de Espuma, 2001.

2 comentarios:

psicoisapecat dijo...

¡Precioso!
Isabel

Anónimo dijo...

simplemente genial...