sábado, 28 de marzo de 2009

Un mincuento de Gonzalo Arango

Regreso del dolor

Aunque no la conozco ni la había visto nunca en mi vida, pienso que estará turbadapor otras razones ajenas a la muerte del tipo, muerte que sólo a mi me concierne.
La gente se dispersa asqueada por los despojos triturados del muerto, y ese sol que pronto lo pudrirá. La mujer y yo quedamos junto al cadáver abandonado.
-Haga algo por él, usted que puede –dice con una voz trémula.
Esa voz me conmueve por la cantidad de amor y de dolor, como de nostalgias y de esperanzas rotas.
-Soy el único que puede hacer algo por él –digo. Y agrego-: Yo traté de ayudarlo, pero fracasé.
La mujer se aleja. En sus pasos descubro el cansancio y el peso de una desesperación superior a sus fuerzas, pero no puedo ayudarla.
Sin más esperanzas recojo mi cadáver y me marcho con él.

[Tomado de la Antología del cuento corto colombiano, de Guillermo Bustamante Zamudio y Harold Kremer, Bogotá, Universidad Pedagógica Nacional, 2006, p. 18].

Gonzalo Arango, fundador del Nadaísmo, nació en Andes, Antioquia, en 1931, y murió en un accidente de carretera en Sesquilé, Cundinamarca, en 1976. Este cuento hace parte de su libro Sexo y saxofón.

1 comentario:

psicoisapecat dijo...

Un minicuento para reflexionar. Gracias.