sábado, 21 de febrero de 2009

Un cuento de Juan José Arreola


El sapo

Salta de vez en cuando, sólo para comprobar su radical estático. El salto tiene algo de latido: viéndolo bien, el sapo es todo corazón.
Prensado en un bloque de lodo frío, el sapo se sumerge en el invierno como una lamentable crisálida. Se despierta en primavera, consciente de que ninguna metamorfosis se ha operado en él. Es más sapo que nunca, en su profunda desecación. Aguarda en silencio las primeras lluvias.
Y un buen día surge de la tierra blanda, pesado de humedad, henchido de savia rencorosa, como un corazón tirado al suelo. En su actitud de esfinge hay una secreta proposición de canje, y la fealdad del sapo aparece ante nosotros con una abrumadora cualidad de espejo.


Juan José Arreola (l918-2001) nos acompañó en una inolvidable sesión del Taller de Escritores de la Universidad Central, el 3 de diciembre de 1983. En un famoso prólogo escribió: “Yo, señores, soy de Zapotlán el Grande. Un pueblo que de tan grande nos lo hicieron Ciudad Guzmán hace cien años”. De ahí en adelante ironiza, suelta el grito y la carcajada, habla –como hablaba- como un actor de teatro. “Procedo en línea recta de dos antiquísimos linajes: soy herrero por parte de madre y carpintero a título paterno. De allí mi pasión artesanal por el lenguaje”. “Nací el año de 1918, en el estrago de la gripa española, día de San Mateo Evangelista y Santa Ifigenia Virgen, entre pollos, puercos, chivos, guajalotes, vacas, burros y caballos”.
El cuento que publico, "El sapo", lo tomo de la antología Cuentos que le hiciera Casa de las Américas, La Habana, en 1959, de 10.000 ejemplares, donde incluyeron cuentos de sus libros Prosodia, Bestiario, Confabulario y Varia invención.

11 comentarios:

Adrians dijo...

bonito cuento,
Qué cosa esta de Arreola con los sapos, eh? No creo que ellos se sintieran feos, o auténticos, como los de Monterroso.
Pero es un buen espejo para nosotros, que a veces nos detestamos, o queremos ser 'aunticos', o mejores. Un saludo profe, y fuerza con ese blog.
Jaime Corrales

Isaías Peña Gutiérrez dijo...

Yo colecciono ranas y sapos de todos los países, me parecen bonitos, tal vez porque en el campo me crié junto con ellos, sin ningún temor, mas bien unidos a la estética de las quebradas, de las ciénagas, del "chorro", como le decíamos a la pequeña caída de agua natural en la cañada de abajo... Isaías

Anónimo dijo...

loco no entiendo un pedo el cuento y tengo que resumirlo a este y 12 mas para el lunes.

Anónimo dijo...

eh loco, sigo sin entender el cuernto es redificil para mi mente ya exploto mi cerebro y no entiedndo nada.
esta re dificil en cuanto a las paLABRAS QUE UTILIZA EL VIEJO ESTUPIDO CSIN OFENDER, TIENE QUE SER MAS CLARO.
MURIO?

Anónimo dijo...

e loco no entendi nada , en laq escuela seguro que me saco un1 porque no entendi el cuento es re difici entonces tuve que entreggar el tyrabajoasi en blanco. que mal nadie contesto ,aunque sea algo de lo que dije. undesaaaaaassswsssstre ahora que hago que alguienj me de un consejo para que pueda ssaalir de esto y que cuando menods piensen yo levante la nota porque me la llevo ,

Anónimo dijo...

ke pedo con ese cuentoo osea no manches ke pex con su vida inche viejoo se drogo cunao iso el cuentito ese y tambien inche sapoo ke pedo con su vidaaaaaaaa es sapo y yaaa come moskas y yaaa ke chingado kiere cambiar ser una mariposa o ke pedoo no manches ni alcaso un asco de cuento no entendi ni maiz palomaa sobres palomillaaa jjajaja

Anónimo dijo...

oigan saben de un cuento del mismo autor pero se llama algo como puenta de plata algo haci alquien sabe pliss lo necesito

María Teresa Helena dijo...

Arreola, un gran escritor sin lugar a dudas...es posible que el "che loco, no entiendo el cuento" sea real o es alguien que está de bromas...un poco estúpidas. Soy argentina y tengo las obras completas de Arreola, en la edición del Fondo de Cultura, una maravilla de editorial. Estoy buscando para imprimir esa joyita que es "El prodigioso miligramo"...seguiré investigando.

María Teresa Helena dijo...

Arreola, un gran escritor sin lugar a dudas...es posible que el "che loco, no entiendo el cuento" sea real o es alguien que está de bromas...un poco estúpidas. Soy argentina y tengo las obras completas de Arreola, en la edición del Fondo de Cultura, una maravilla de editorial. Estoy buscando para imprimir esa joyita que es "El prodigioso miligramo"...seguiré investigando.

Anónimo dijo...

YO TE C0MPRENDO ÑERO. SI NO ENTIENDES ES PORQUE TE QUEDA DEMASIADO GRANDE UN CUENTO TAN BELLO Y TAN SENCILLO, ADEMAS DE POETIC0. !!NO TE PREOCUPES!! REGRESATE AL LIBRO VAQUERO !!SE FELIZ!!

Mario Vélez dijo...

Hermoso cuento que confabula las características del batracio para humanizarlas en el espejo de la humanidad.

¿Dónde podré acceder a la antología que Casa de las Américas le publicó a Arreola en 1959?

Mario Vélez