domingo, 25 de enero de 2009

Un poema de Alejandro Oliveros

Bejuma

Esa tarde en Bejuma no debe haber pasado nada;
de sus olores a pan caliente,
es probable que ya nadie se acuerde.
Los campesinos fueron temprano a sus casas
y nosotros a la nuestra. Las luces del pueblo
no se apagaron antes ni después;
las aguas del río siguieron suavemente
su curso y las siembras de tabaco
recibieron su dosis diaria de agua fresca.
Mi tía rezó completo su rosario
y luego estudió un poco de inglés.
Ese día tal vez haya sido menos húmedo
y caliente. Como de costumbre,
los vientos no inclinaron las copas de los árboles
ni aullaron sobre el tejado. Sin embargo,
esa tarde en Bejuma,
hace un poco más de veinte años,
los limones del patio de la casa
estuvieron más amarillos y jugosos.


"Bejuma" fue tomado del No. 132 de la revista venezolana, Poesía, fundada en 1971 por el poeta y ensayista Alejandro Oliveros (Valencia, Edo. Carabobo, Venezuela, 1948), hoy una de las revistas de poesía con mayor tradición y peso en Latinoamérica. Oliveros trató de estudiar medicina y luego se dedicó a las letras de creación; en 1973 publicó su libro de poesía -hoy, un tanto legendario- Los sonidos de la casa, al cual pertenece el poema que publico. Dirigió Oliveros, a más de la revista Poesía, otras dos, Zona Franca y Zona Tórrida.

2 comentarios:

Ana Maria Hernandez G. dijo...

Genial. Qué casualidad, usted publica este post hoy y yo mañana lunes publico una entrevista con el poeta en El Universal (Caracas). Si desea, puede leerla por www.eluniversal.com. Saludos cordiales!

Anónimo dijo...

Ana María,
fue una afortunada coincidencia, grcias a tu entrevista. Ya comienzo a recomendar el blog de Alejandro Oliveros en www.prodavinci.com
Gracias. isaías