sábado, 3 de enero de 2009

Un cuento de José Cardona López

Que trata de la indagatoria al ingenioso caballero don Miguel


-¿Lugar?
-De la Mancha.
-¿Nombre?
-No quiero acordarme.
-¿Por qué?
-No sé. No quiero.
-¿Apellido?
-Hidalgo.
-¿De cuáles?
-De los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. ..
-Gracias, eso es todo.
-… una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches…
-¡Basta! ¡Basta!
-… algún palomino de añadidura los domingos…
-¡Basta! ¡BAS-TA! Que siga el próximo caballero.

En 1994, la Universidad del Valle publicó la Antología del cuento corto colombiano, compilación que habían trabajado dos escritores expertos en el tema, Guillermo Bustamante Zamudio (Cali, 1958) y Harold Kremer (Buga, 1957). La antología tuvo tanto éxito que luego se ha editado dos veces más por la Universidad Pedagógica Nacional de Bogotá. No se si entre cada una de las ediciones han corregido y aumentado los cuentos; pero en la última dicen que ya preparan la Segunda antología del cuento corto colombiano, sin meterse en las honduras de la minificción, cuento breve o brevísimo. El cuento que transcribo es de José Cardona López (Palmira, 1951), narrador y ensayista, hace muchos residente en los Estados Unidos, donde dicta literatura latinoamericana.

4 comentarios:

MARIO dijo...

Ella y yo leimos la indagatoria.
Ahora soy yo el interrogado y ella la inquiridora.
Si ella permite cuestionarla, haremos un cuento corto, delicioso, que ojalá se prolongue.

Liliana Lucki dijo...

Isaias,que maravilla poder escribir,crear una historia,

hacernos soñar....yo me expreso por medio de la pintura.

Es mi forma,mi arma de trabajo.

Te deseo lo mejor,mucha escritura en el 2009 !!!!

Desde Argentina ,Liliana Lucki.

Anónimo dijo...

Mario, qué bueno jugar con el minicuento, que jugando se aprende a crear, a desarrollar el pensamiento...
LILIANA,
lo mismo decimos quienes frente a la montaña quisiéramos poder pintar una montaña, otra montaña, sin repetirla... Gracias
isaías

Jairo Hernán dijo...

Este año vamos a escribir como locos, para ganarnos los 220 millones.